domingo, 8 de noviembre de 2015

EVANGELIO DEL DOMINGO XXXII DEL T. ORDINARIO 8 DE NOVIEMBRE

Esa pobre viuda ha echado en la alcancía más que todos.




SAN JUAN DUNS ESCOTO SACERDOTE TEÓLOGO

Proclamación del santo Evangelio según san Marcos: 12, 38-44

En aquel tiempo, enseñaba Jesús a la multitud y le decía: "¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplios ropajes y recibir reverencias en las calles; buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; se echan sobre los bienes de las viudas haciendo ostentación de largos rezos. Éstos recibirán un castigo muy riguroso".

En una ocasión Jesús estaba sentado frente a las alcancías del templo, mirando cómo la gente echaba allí sus monedas. Muchos ricos daban en abundancia. En esto, se acercó una viuda pobre y echó dos moneditas de muy poco valor. Llamando entonces a sus discípulos, Jesús les dijo: "Yo les aseguro que esa pobre viuda ha echado en la alcancía más que todos. Porque los demás han echado de lo que les sobraba; pero ésta, en su pobreza, ha echado todo lo que tenía para vivir".

Palabra del Señor. 



Gloria a ti, Señor Jesús.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario