miércoles, 28 de noviembre de 2012

EVANGELIO DEL MIÉRCOLES XXXIV DEL T. ORDINARIO 28 DE NOVIEMBRE


Todos los odiarán a ustedes por causa mía. Sin embargo, ni un cabello de su cabeza perecerá.





Proclamación del santo Evangelio según san Lucas: 21, 12-19


En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Los perseguirán y los apresarán, los llevarán a los tribunales ya a cárcel, y los harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa mía. Con esto ustedes darán testimonio de mí.

Grábense bien que no tienen que preparar de antemano su defensa, porque yo les daré palabras sabias, a las que no podrá resistir ni contradecir ningún adversario de ustedes.

Los traicionarán hasta sus propios padres, hermanos, parientes y amigos. Matarán a algunos de ustedes, y todos los odiarán por causa mía. Sin embargo, ni un cabello de su cabeza perecerá. Si se mantienen firmes, conseguirán la vida". 

Palabra del Señor. 

Gloria a ti, Señor Jesús.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario