martes, 22 de mayo de 2012

EVANGELIO DEL MIÉRCOLES VII DE PASCUA 23 DE MAYO


Padre, que ellos sean uno, como nosotros.




Proclamación del santo Evangelio según san Juan: 17, 11-19


En aquel tiempo, Jesús levanto los ojos al cielo y dijo: “Padre santo, cuida de tu nombre a los que me has dado, para que sean uno, como nosotros. Cuando estaba con ellos, yo cuidaba en tu nombre a los que me diste; yo velaba por ellos y ninguno de ellos se perdió, excepto el que tenía que perderse, para que se cumpliera la Escritura.

Pero ahora voy a ti, y mientras estoy aún en el mundo, digo estas cosas para que mi gozo llegue a su plenitud en ellos. Yo les he entregado tu palabra y el mundo los odia, por que no son del mundo, como yo tampoco soy del mundo. No te pido que los saques del mundo, si no que los libres del mal. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

Santifícalos en la verdad. Tu palabra es la verdad. Así como tú me enviaste al mundo, así los envío yo también al mundo. Yo me santificó a mí mismo por ellos, para que también ellos sean santificados en la verdad”.

Palabra del Señor. 

Gloria a ti, Señor Jesús.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario