lunes, 21 de mayo de 2012

EVANGELIO DEL MARTES VII DE PASCUA 22 DE MAYO


Padre, glorifica a tu Hijo.





Proclamación del santo Evangelio según san Juan: 17, 1-11


En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo y dijo: “Padre, ha llegado la hora. Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo también te glorifique, y por el poder que le diste sobre toda la humanidad, de la vida eterna a cuantos le has confiado. La vida eterna consiste en que te conozcan a ti único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado. Yo te he glorificado sobre la tierra, llevando acabo la obra que me encomendaste. Ahora, Padre, glorifícame en ti con la gloria que tenía, antes de que el mundo existiera.

He manifestado tu nombre a los hombres que tú tomaste del mundo y me diste. Eran tuyos y me los diste. Ellos han cumplido tu palabra y ahora conocen que todo lo que me has dado viene de ti, por que yo les he comunicado las palabras que tú me diste; ellos las han recibido y ahora reconocen que yo salí de ti y creen que tú me has enviado.

Te pido por ellos: no te pido por el mundo, sino por éstos, que tú me diste, por que son tuyos. Todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío. Yo he sido glorificado en ellos. Ya no estaré más en el mundo, pues voy a ti; pero ellos se quedan en el mundo”. 

Palabra del Señor. 

Gloria a ti, Señor Jesús.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario