miércoles, 26 de octubre de 2011

EVANGELIO DEL JUEVES XXX DEL T. ORDINARIO 27 DE OCTUBRE


No conviene que un profeta muera fuera de Jerusalén.





Proclamación del santo Evangelio según san Lucas: 13, 31-35


En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos fariseos y le dijeron: "Vete de aquí, porque Herodes quiere matarte". Él les contestó: "Vayan a decirle a ese zorro que seguiré expulsando demonios y haciendo curaciones hoy y mañana, y que al tercer día terminaré mi obra. Sin embargo, hoy, mañana y pasado mañana tengo que seguir mi camino, porque no conviene que un profeta muera fuera de Jerusalén.



¡Jerusalén, Jerusalén, que matas y apedreas a los profetas que Dios te envía! ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como la gallina reúne a sus pollitos bajo las alas, pero tú no has querido!



Así pues, la casa de ustedes quedará abandonada. Yo les digo que no me volverán a ver hasta el día en que digan: '¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!' ".

 Palabra del Señor.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario